INTERVENCIÓN REALIZADA CON ANESTESIA LOCAL MÁS SEDACIÓN.

 

La otoplastia es una cirugía en la cual se resuelven las deformidades de la oreja.

 

Este procedimiento quirúrgico no mejora la audición del paciente, pero si su autoestima. Se realiza generalmente para corregir las orejas grandes o crear o restaurar el pliegue central en las orejas prominentes o en soplillo. La extensión de la cirujía dependerá de qué cambios son necesarios o deseados por el paciente y el cirujano.

 

Esta intervención puede realizarse mediante anestesia local, que duerme el área operatoria, ya sea acompañada o no de sedación, o bien mediante anetesia general, con la que el paciente estará dormido a lo largo de la operación.

 

La intervención se realiza habitualmente a tráves de la porción de atrás de la oreja, si bien en la mayor parte de los casos hay que completarla con otra incisión en la porción anterior de uno de los pliegues de la oreja, lo que hace la cicatriz prácticamente invisible.

 

La intervención consistirá en tratar el cartílago y recrear una nueva forma para conseguir el pliegue de la oreja que normalmente es inexistente. Las incisiones son cerradas mediante suturas, en la mayor parte de los casos reabsorbibles, por lo que no hay que quitarlas. La duración de la intervención es habitualmente de una hora y media a dos horas.

Otoplastia, antes y después
Otoplastia, antes y después
Vista posterior
Vista posterior