La dermopigmentación consiste en la implantación superficial en la piel de pigmentos minerales que no son tóxicos ni irritan los tejidos. Estos pigmentos son depositados en la epidermis y en la dermis superficial mediante el uso de productos descartables y antialérgicos.

 

Esta técnica provoca cambios fundamentalmente en el rostro para darle una imagen más fresca y lozana. Permite corregir imperfecciones y darle un maquillaje estético estable en ojos, labios y cejas. Una opción natural para conservar el maquillaje las 24 horas del día. Es también un tratamiento complementario a una cirugía estética y/o reparadora o de otros tratamientos.