Rellenos con Ácido Hialurónico

 El ácido hialurónico se ha convertido, gracias a su excepcional poder hidratante, en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento facial. Ya que mantiene el mecanismo de defensa natural de la piel, formando un fino velo protector que consigue aumentar el volumen e

 

hidratación de la piel, preservar la suavidad, la elasticidad y la tonicidad del cutis, así como su hidratación.

Qué es el Ácido Hialurónico?

De forma natural en nuestro cuerpo se encuentra formando parte de la piel, la dermis, y retiene a este nivel agua. Por ello, se usa tanto en tratamientos y cosméticos de aplicación tópica, para facilitar la rehidratación en profundidad de la epidermis y ayudar a que su aspecto sea más terso. De igual modo, al actuar como humectante, aumenta el grosor y volumen de la piel, por lo que ayuda a disminuir y atenuar los surcos de la piel que van apareciendo con el paso de los años.

 

Tal y como decíamos, su principal cualidad es la de aumentar la hidratación y el volumen de la piel. Con el transcurso del tiempo, esta sustancia va disminuyendo considerablemente de nuestra piel (cuando llegamos a los 50 años tan solo nos queda la mitad de ácido hialurónico en nuestro cuerpo), con lo que produce, entre otras consecuencias, la pérdida de hidratación y la disminución de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo. Lógicamente esto conlleva la aparición de los primeros síntomas del envejecimiento de nuestra piel, la presencia de arrugas, flaccidez y debilitamiento ante las agresiones externas.

En medicina estética existe una gran variedad de materiales de relleno facial. Estas sustancias se inyectan o implantan bajo la piel, en función de las necesidades de cada paciente, para eliminar los signos del envejecimiento. Las zonas más comunes en las que se aplican son:

  • Contorno y comisura de los labios
  • Volumen labial y facial (pómulos)
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca)
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde ambos lados de la nariz hacia la boca)
  • Arrugas perioculares (las conocidas “patas de gallo”)
  • Cicatrices, depresiones y defectos cutáneos.

Según la duración del efecto, se clasifican en materiales de relleno de corta, mediana y larga duración.

Uno de los más utilizados y ampliamente avalado por muchos profesionales es el relleno con ácido hialurónico. Pertenece a los tratamientos de relleno de corta duración. El relleno con ácido hialurónico es un implante fluido que se aplica por infiltración, vía intradérmica, en la zona a tratar; actúa reteniendo agua y, de esta manera, genera volumen. Con este tipo de tratamiento se ofrece una garantía total de integración con el tejido dérmico y su total ausencia de rechazo.

Ácido Hialurónico en Labios

Uno de los tratamientos estéticos más requeridos en la actualidad es el aumento de labios. Casi toda mujer desea lucir unos preciosos labios sensuales y carnosos que le hagan sentir más atractiva. Para ello, se recurre a la técnica del relleno de labios que, generalmente, se realiza con ácido hialurónico. ¿Por qué con ácido hialurónico? Porque el ácido hialurónico es una sustancia natural que el propio cuerpo general y permite obtener, con un eficaz resultado, un precioso relleno de labios, sin grandes riesgos para la salud al mismo tiempo que les ofrece una mayor hidratación.

Aumento de labios sin cirugía

El proceso es sencillo. En primer lugar, se aplica anestesia local y se procede a perfilar los labios para, acto seguido, rellenar los bordes labiales mediante micro inyecciones que contienen el ácido hialurónico. Especialmente, se da bastante importancia a la hora del relleno de los labios, al conocido arco de cupido, porque ofrecerá, como resultado final, unos labios más sexys y femeninos.

Tras esta primera sesión de aumento de labios, que suele durar entre 30 a 60 minutos, éstos quedan inicialmente hinchados por el relleno, por lo que el profesional de medicina estética le aconsejará un descanso de dos semanas, aproximadamente, para que baje dicha inflamación y así poder comprobar y evaluar más objetivamente, en la siguiente sesión de tratamiento, cómo van quedando los labios con ácido hialurónico y si es preciso perfilarlos más.

 

Es importante saber que el relleno de labios con ácido hialurónico puede durar aproximadamente un año ya que siendo una sustancia totalmente natural es reabsorbible por el propio organismo. Por ello, será necesario volver a retocarlos a partir de ese tiempo para que sigan manteniéndose igual de perfectos y bonitos.

 

Los beneficios que ofrece el ácido hialurónico en el aumento de labios son varios. Cabe resaltar como resultado final: un perfecto perfilado, una mayor hidratación interna del tejido celular, mayor belleza en cuanto a la estructura labial y el relieve que se consigue y el rejuvenecimiento que se consigue aportar a esta zona que tanta importancia ofrece a la belleza del rostro.

Algunas de las ventajas del ácido hialurónico respecto a otros

materiales de relleno son:

  1. Con el ácido hialurónico se eliminan riesgos de alergias.
  2. Se integra dentro de nuestro propio tejido dérmico, permitiendo un correcto funcionamiento de las estructuras de la piel.
  3. Los resultados persisten hasta la total degradación del ácido hialurónico, hecho que ocurre aproximadamente al año (otros tratamientos, como máximo, duran seis meses).

Como hemos dicho anteriormente, consiste en alojar pequeñas cantidades de ácido hialurónico en el interior de la piel por medio de una inyección intradérmica. El ácido hialurónico es una molécula presente en todos los tejidos vivos, por lo que se integra de manera natural en el tejido dérmico y es reabsorbible.

Tipos de Inyectables de Ácido Hialurónico

Al tratarse de un producto muy versátil presenta muchas formulaciones, entre las que resaltados dos tipos de inyectables:

  • Existe una forma de mayor densidad que está indicada para restituir el volumen que se pierde con el paso de los años en los surcos nasolabiales, arrugas peribucales… para este tipo de tratamiento se inyecta bajo la piel como una especie de pespunte a lo largo de todo el pliegue de la arruga, consiguiendo así difuminar su relieve. También se utiliza para modelar el contorno de los labios, mejillas, surco de la lágrima, etc. Esta técnica se suele realizar con anestesia local para evitar molestias.
  • De igual modo, existe una segunda forma más fluida y que está indicada para hidratar la piel a nivel profundo, ganando ésta un aspecto luminoso y revitalizado. Esta técnica requiere de 3 a 5 sesiones en las que se inyecta el producto de ácido hialurónico, formando una retícula por todo el área que se desea tratar. Para este proceso no es necesario el uso de anestesia local y se puede aplicar también en el cuello, escote y manos.

Rellenos faciales orgánicos

Los rellenos faciales orgánicos son generalmente injertos de grasa de la misma persona. Dependiendo del sitio donde se coloquen y de la técnica utilizada, se mantendrán o no en el tiempo. Ya que, aunque la grasa no es rechazada por ser del propio organismo, tiene la desventaja —aún inyectándola en el sitio adecuado y utilizando la técnica apropiada— de que puede reabsorberse en un porcentaje mayor al deseado.