Radiofrecuencia facial

El lífting sin cirugía

La radiofrecuencia facial es el tratamiento de rejuvenecimiento facial sin cirugía que combate de manera segura y efectiva la flacidez de la piel, estimulando el propio colágeno.

Con el tiempo, la red de fibras de colágeno natural y elastina que le da a la piel su forma y elasticidad se desgasta. Este proceso puede acelerarse por el daño solar, la exposición a toxinas ambientales, como humo y polvo, y otros factores incluidos en el proceso de fotoenvejecimiento. Además a determinada edad, la piel deja de producir la misma cantidad y calidad de colágeno y elastina, es por ello que la piel pierde su tono y firmeza.

¿Para qué sirve la Radiofrecuencia?
La radiofrecuencia es una técnica con la que se corrige la textura de la piel, la flacidez y el volumen, estimula los fibroblastos a través de calor intradérmico, consiguiendo la regeneración de colágeno y mejorando los tejidos y la elasticidad de la piel. Permite atravesar la dermis sin dañarla y acceder a las capas más profundas de la piel consiguiendo un efecto joven.

Se activa la circulación de la zona a tratar, el sistema linfático y el sistema arteriovenoso, aumenta el drenaje linfático y la vascularización.

El objetivo del tratamiento es la prevención y la corrección para provocar efecto tensor visible desde la primera sesión.

 

¿Cómo es el tratamiento de Radiofrecuencia?
Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas para acceder a las capas más profundas de la dermis sin dañar las capas superficiales acabando con un efecto láser.Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas para acceder a las capas más profundas de la dermis sin dañar las capas superficiales acabando con un efecto láser.

Es un tratamiento inocuo. El paciente tan sólo percibe una sensación de calor poco molesta en la zona a tratar. En caso necesario se puede aplicar anestesia local, siempre bajo control del especialista, aunque no es lo común generalmente.

 

Duración del tratamiento de Radiofrecuencia

La duración de cada tratamiento depende de la zona a tratar, pero suele durar entre 1 y 2 horas. Los resultados se aprecian de forma gradual, al principio una mayor tensión de la piel. Los resultados son espectaculares desde la primera sesión, pero alcanzan su máxima visibilidad a partir de los 3 meses. Se puede aplicar en cuerpo y rostro.

 

Sesiones necesarias

Al ser un tratamiento muy eficaz con el que se aprecian los resultados rápidamente se necesitan pocas sesiones, siempre dependiendo del paciente y la técnica a usar. El protocolo suele ser, de 6 a 8 sesiones, espaciadas entre 20 días y un mes.

 

Tarifas desde 180€.
Consultar por pack de sesiones en nuestro apartado de promociones mensuales.