Una variz es, por definición, la dilatación anormal de una vena. 

 

El tratamiento de esclerosis consiste en introducir una finísima aguja con la que se inyecta un medicamento que produce una reacción inflamatoria controlada en las paredes de la microvariz. Con ésto se consigue que se cierre la vena y desaparezca la variz como tal. Solamente en el momento de la inyección la paciente notará una ligera sensación de quemazón que desaparecerá en 15-20 segundos.

 

Es un tratamiento que no está condicionado por el tiempo y sí por la cantidad de medicamento inyectado. Las varices tratadas presentan después de la sesión, y durante los días posteriores, un mayor enrojecimiento que no es preocupante. La microvariz desaparece en un plazo de 4-8 semanas.

 

Las sesiones correspondientes a un tratamiento de microvarices duran entre 30-60 minutos y se realizan con intervalos de 7-10 días. Sólo se trata una pierna por sesión.

 

Después de la sesión y durante todo el tratamiento, debe evitarse la exposición solar en las zonas tratadas.

El médico necesita realizar una historia clínica previa y un examen con Doppler Vascular, para asegurarse que el sistema venoso profundo es normal y no existe enfermedad vascular importante. Ya que si esto no fuera así, no se podría realizar el tratamiento.

 

Las microvarices menores de 1 mm de diámetro más pequeñas que cualquier aguja que queramos introducir y de menos de 2 mm de profundidad, se pueden tratar con Láser Vascular. Pero sólo estas, las varices mayores, no responden al láser.

 

Es importante señalar, que el médico también prescribe una serie de medidas, consejos, medicamentos, cremas, masajes específicos (drenaje linfático, presoterapia, LPG) con carácter preventivo.

 

Es muy eficaz el tratamiento con mesoterapia (administración de pequeñas dosis de medicamentos mediante microinyecciones) en determinados puntos de acupuntura y ejes venosos, para aliviar los síntomas de picores, pesadez, dolor, entumecimiento y calambres, que muchas veces son mucho mayores que la existencia de las microvarices. Los medicamentos que se inyectan, en nuestro caso, son homeopáticos (carecen de efectos secundarios). El tratamiento se realiza habitualmente una vez al mes en invierno y cada 15 días en verano.