La mesoterapia es una técnica inventada en 1952 por el médico francés Michel Pistor, que consiste en tratar las zonas afectadas con microinyecciones de medicamentos de medicina convencional, homeopática, vitaminas, minerales o aminoácidos. El nombre proviene de la capa de la piel en la que se inyectan las sustancias, derivada del mesodermo embrionario.

 

Es importante en el tratamiento del dolor, agudo y crónico, muchos médicos deportólogos lo utilizan para calmar el dolor producido por lesiones deportivas.

 

En 1987, la Academia Francesa de Medicina reconoció la Mesoterapia como parte de la medicina convencional. La Sociedad Internacional de Mesoterapia comprende 14 países de Europa y Sudamérica.

 

Tiene también aplicaciones en el campo de la medicina estética, utilizándose como tratamiento para reducir la celulitis, adiposidades localizadas y arrugas, este último conociéndose como mesolifting. La mesoterapia se utiliza, del mismo modo, para tratar otras afecciones y como tratamiento estético en diferentes procedimientos; por ejemplo: cicatrices, acné, psoriasis, vitíligo, pecas, flacidez, estrías, pérdida del cabello, alteración metabólica de la grasa, grasa localizada, enfermedades del sistema vascular periférico y úlcera de pierna.